Río Borosa en Cazorla

Borosa3

Borosa11

Borosa15

Borosa18

Borosa27

Borosa28

Borosa29

Borosa33

Borosa36

Borosa37

Borosa40Borosa41

Después sobrepasar la antigua piscifactoría, aparco el coche cerca del charco de la Cuna donde empieza la ruta. Camino por la pista hasta la desembocadura del arroyo de la Agracea o de las Truchas. Poco más arriba llego al puente de los Cracolillos donde el camino se bifurca. Sigo por el ramal de la izquierda a la vera del río cuyo cauce cruzo varias veces por otros tantos puentes. Enseguida me topo con el famozo anticlinal que advierten los indicadores, un plegamiento orográfico perfectamente remarcado en los farallones rocosos.

Continúo la marcha hasta llegar al Vado de los Rosales donde dejo el camino forestal para adentrarme por un estrecho encajonamiento conocido en la zona como la Cerrada de Elías siguiendo una senda de pescadores adaptada con pasarelas para visitantes de todas las edades y movilidad. Un paraje espectacular donde puedo observar en el vertical roquedo una planta carnívora a la que aluden las guías como Pinguilcula Vallinestifolia. Alguna fuente me sale al paso entre el verde follaje resultando un tramo bastante comodo y agradable. Asciendo después por el camino que abandoné para adentrarme en la cerrada hasta llegar a una pequeña central eléctrica. A partir de aquí el terreno se empina y la caminata se hace más fatigosa por una estrecha vereda que me dejará tras pronunciado ascenso en la cascada del Salto de los Órganos, a la sazón muy menguada y de escasa corriente. Pero lo más sorprendente está aún por llegar. Desde la cascada asciende, salvando un fuerte desnivel, la senda hasta trepar una repisa caliza que da acceso a los túneles escavado en la roca por donde discurre el canal que lleva el agua a la central eléctrica  y por donde avanzo a través de un angosto pasadizo al borde del canal que me deja en el pequeño embalse de Aguas Negras.

Finalmente tras un corto trecho siguiendo una vereda bien marcada llego a la Laguna de Valdeazores. Tras una excursión por la zona y beber en la cristalinas aguas del nacimiento del mismo río Barosa, emprendo el regreso desandando el mismo itinerario. En las laderas puedo apreciar y fotografiar la flora y fauna de la zona incluido un confiado cervatillo que se aproxima a los caminantes dejándose acariciar y fotografiar entre los viandantes como si de un manso corderillo se tratase.

Ver la ruta en Wikiloc

Mapa de la ruta

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s