Por el Pedruégano y la Acebuchosa

Foto 2

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ITINERARIO: Desde Valencia del Ventoso hasta Fregenal de la Sierra: pasando por el río Ardila, río Pedruégano, la Acebuchosa, los Pozuelos, dehesa la Cuesta y la Junta grande y chica.

Foto 1

DESCRIPCIÓN: El caminante llega temprano a Valencia del Ventoso y el pueblo se despereza al salir el sol. Sale por la tarvesía de Fregenal que se cruzar con la calle de Fregenal para continuar en rápida bajada por una pista asfaltada hasta llegar a la represa del río Ardila en las proximidades de la población. Pasa el puente y continúa hasta el riachuelo de Pedruégano, bordeando la ribera de esta corriente por el trazado del Cordel Mesteños de Fuente Ribero. El río hace regate y enfila hacia el sur, cerca de la confluencia del arroyo de Las Perdices. Aquí se forma un relajante remanso donde merodean cigüeñas, garzas y garcetas al acecho de alguna rana o sabandija. Pronto se une a este riachuelo el arroyo que baja de la Acebuchosa.

Foto 4

Sigue la marcha entre alguna encina dispersa en abruptos canchales y pelados berrocales hasta la finca de La Acebuchosa más o menos a mitad del recorrido. Por aquí observa alguna ganadería extensiva a uno y otro lado del camino, que discurre entre cercas de piedra,  A continuación avanza al borde del arroyo que se oculta entre fresnos. El caminante en continuo y leve ascenso dirige sus pasos entre algunas lomas peñascosa por un ondulado sendero. Éste no tiene pérdida, pese a los ramales secundarios que se apartan del eje principal y que hay que soslayar siguiendo de frente siempre hacia adelante.

Foto 6

A partir de aquí, con el pueblo alejándose a su espalda, llanea cómodamente por el camino que enfila recto con el firme bien asentado discurriendo entre encinares. El paisaje típicamente extremeño de amplios horizontes se extiende ante el caminante acompañándolo con su monotonía de dehesas con nombres pintorescos como Los Pozuelos (Chico y Grande) delimitada entre carcas con el borde encalado muy característico de la zona. Otra dehesa es la de La Cuesta que reconoce por el rótulo que aparece en su cancilla de entrada junto a un imponente eucalipto.

Foto 8

El encinar adehesado va dando paso a otro mas desolado cerca ya del cruce con otro sendero bien marcado: Se trata de la vereda de Jerez a Bodonal. Un letrero indica en dirección a este último pueblo la presencia de uno de los considerados árboles singulares de Extremadura: Un ejemplar de ciprés calvo, así llamado porque pierde sus hojas en invierno, trasplantado en esta tierra procedente de América del Norte. Pero continúa siempre de frente; la encina va cediendo terreno al útil y humilde olivo entre espacios horros de árboleda. A ambos lados del camino el vicioso y exuberante matorral se resiste a abandonar su feudo: Retamares, torviscos, jaras, cantuesos salpicanso con sus respectivas flores de notas de colores la monotonía de la ruta que discurre ahora por un terreno llano de amplios horizontes no carente de encanto. Canta el cuco, la abubilla y otros pajarillos de tonos y nombres atractivos. Una pequeña belleza de color púrpura llama la atención del caminante que se detiene a contemplarla, es una orquídea, la hermosa orquídea mariposa…

Foto 11

Cantan los grillos, uno muy cerca interrumpe su salmodia al sentir pasos. Cercados donde pace el ganado: Ovejas, cerdos, vacas. Fincas de la Junta Chica y Grande a derecha e izquierda. El dolondón de los cencerros acompañan a otros sonidos campestres.

Foto 10

Otro hito de la ruta: El pino de la Junta, por el lugar donde se encuentra, un notable ejemplar de conífera, alto y de copa generosa y maternal. Y entonces el pueblo de destino aparece en el horizonte reclinado en la espalda de la sierra. El caminante se acerca a Fregenal de la Sierra, entre campos desarbolados, pastizales y ya en continuo y suave descenso con la meta a tiro de piedra. Primero cruza la carretera de Zafra, tras dejar a la derecha apartado el cementerio, al otro lado de la carretera general, y una vía férrea a la izquierda. Un indicador señala la distancia recorrida hasta ahora: Valencia del Ventoso 19 km. Con Fregenal ya al alcance de la mano.

Foto 13

Pero antes, el caminante se detiene en los peldaños que sirven de peana a un crucero de piedra antes de adentrarse en el pueblo, es la conocida como cruz de los mártires. Sobre el caserío blanco de paredes encaladas y el rojizo de los tejados descuellan las murallas y torres almenadas del castillo y algún campanario o espadaña de la iglesia adosada. En un prado, tras las naves industriales, pasta un desnutrido rebaño; a la izquierda hay unas huertas con su casita a la sombra de una higuera u un almendro raquítico. En el pueblo nadie lo espera, nadie sale a recibirlolo. Las calles están desiertas, el paisanaje ha marchado en bulliciosa romería hasta una ermita situada en las proximidades. Llega hasta la iglesia y el castillo, pasea por la plaza y sus calles solitarias. De vez en cuando se detiene ante algún detalle arquitectónico que le llama la anteción: Un pilar de piedra, alguna casa de noble fachada donde nació cierto prócer local o junto a un par de estatuas que honran la memoria de alguna celebridad del pueblo.

Foto 16

Foto 19

Mapa de la ruta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s